11 jul. 2011

Mito de la creación

En un principio, no exisitía nada de lo que conocemos. Al iniciar todo, no había un planeta llamado Tierra, tampoco había una gran estrella llamada Sol, ni un satélite llamado Luna. Todo era tinieblas y sólo existía un ser que habitaba la nada. Actualmente lo conocemos como Dios. Pero en ese tiempo no podía ser llamado Dios, ni Yavhé, ni Alá, ni de ninguna de las formas que lo llaman las religiones hoy en día.

Este ser inmortal y perfecto se hayaba muy aburrido en su soledad en medio de una nada que se le hacía cada día más monótona. Hasta que un día decidió tomar una pluma y dedicarse a escribir.

En sus primeros capítulos, se dedicó a ambientar la gran novela que quería escribir. Minuciosamente, en cada línea que escribía, detallaba físicamente todos los lugares que sólo un hombre de nuestros tiempos sería capaz de imaginar: comenzó por lugares tan grandes como estrellas, planetas y satélites, hasta llegar a lugares tan detallados como un hormiguero en medio de un vasto campo de flores.

Luego decidió que esta historia debía tener personajes que dieran vida a las acciones, creando todo tipo de animales que poblarían tanto la Tierra como los demás planetas. Decidió también que el protagonista de esta historia debía ser un animal distinto a todos los demás, reuniendo en un sólo ser todas las cualidades que identifican a cada uno de los otros animales: fue así como se decidió a crear al Hombre.

Algo faltaba, era necesario encontrar a un personaje capaz de actuar como antagonista de este hombre, que pudiese tener un papel de fuerza opositora. Es por esto que, reuniendo las mismas cualidades que al crear al hombre, se decidió a crear a la Mujer.

Pero, al darse cuenta el Creador de lo difícil que sería para el hombre enfrentar esta trama en soledad, cambió de parecer y creó un último personaje: el mal. Este personaje, encarnado en un animal, se convirtió en el incio de una trama interminable, y la mujer pasó a ser quien ayudaría al hombre en todos sus encuentros con el antagonista, quien buscaría mil formas para hacerlo caer.

El Autor de esta gran novela aún no logra encontrar un final adecuado para tan extenso conflicto, esto debido a que ama demasiado todo lo que ha creado como para dejar que de un momento a otro se termine, y sus personajes no tengan nada más que hacer en este gran universo ficcional.

1 comentario: